SIG

Prospección desde el sillón

Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), España.

Introducción técnica (con palabras raras y eso)

El uso de tecnologías geoespaciales tanto para investigación como para gestión y protección del patrimonio arqueológico es algo bastante consolidado ya en esta nuestra disciplina. Dada la buena disposición del estado, en España disponemos desde hace años de una ingente cantidad de datos geográficos de libre acceso a nuestro alcance cuyo número no deja de crecer y que permiten que cualquiera persona pueda trastear en el espacio cuanto y como crea conveniente.

Una de las grandes posibilidades ofrecidas por estas tecnologías que en la última década ha ido ganando fuerza es el uso de datos LiDAR, nubes de puntos obtenidas con láser que permiten modelar superficies con bastante precisión y clasificarlas en categorías (Para más información, https://es.wikipedia.org/wiki/LIDAR). La precisión obtenida con algunos sensores permite reconstruir la superficie del terreno con resoluciones altísimas aportando, entre otras muchas cosas, una visión diferente de los sitios arqueológicos a la que estamos acostumbrados.

Una de las grandes posibilidades que ofrece el uso de LiDAR en arqueología es la de realizar desde tu silla (o sillón, todo depende del estatus) prospecciones sobre grandes áreas de terreno en las que detectar cualquier anomalía superficial susceptible de ser un sitio arqueológico.

El resumen del trabajo

Hoy, 29 de Julio de 2016, en el Día de la Arqueología, estoy dedicando la jornada a aplicar estas técnicas no invasivas para comprobar su eficacia a la hora de identificar y delimitar yacimientos, tanto ya conocidos como nuevos. En concreto, como parte de un proyecto, estamos revisando zonas del Concello de Friol, en Lugo, un territorio bien conocido y prospectado hace años a través, básicamente, de trabajo de campo.

La cobertura de datos LiDAR de España es también de libre acceso e incluye todo el territorio estatal, si bien la calidad de los mismos muchas veces no permite obtener de forma precisa una resolución mejor a 1 m (hay que pensar que estos datos se tomaron con otros fines que no requieren tanto detalle como planeamiento urbano, forestal y demás). No obstante, trabajar con modelos de 1 m de resolución está resultando suficiente por lo general en este caso y, de forma constante, estamos identificando túmulos (tanto nuevos como conocidos) y estructuras como fosos y terrazas asociadas a castros.

Para visualizar todos estos elementos nos estamos ayudando de filtros que nos ayuden a resaltar características del terreno tales como la pendiente, la concavidad/convexidad o su exposición al sol. La posibilidad para identificar elementos arqueológicos en estas superficies frente a métodos tradicionales como la fotointerpretación se hace bastante evidente:

00_PNOA2 00_SLOPE2

Figura 1: Comparativa. La misma superficie vista desde el aire vs vista con datos LiDAR. Los puntos rojos representan túmulos, la mayoría de ellos no visibles con fotointerpretación. La rugosidad de la imagen de LiDAR quiere decir que la calidad de los datos no es muy alta. Sin embargo, es suficiente para identificar los túmulos más grandes.

El caso de la imagen anterior es de túmulos cuya existencia ya era conocida pero, no obstante, en ocasiones también estamos localizando posibles túmulos no documentados que, obviamente, tendrán que ser confirmados en el campo. El trabajo no resulta excesivamente complicado, pero sí requiere un buen ojo, muchas horas de dedicación buscando en la pantalla y, sobre todo, mucha paciencia para no entrar en desesperación cuando revisas hectáreas y hectáreas en un solo día buscando bultos sospechosos.

20160729_172402

Figura 2: Excederse con el LiDAR en una misma jornada y no tener resultados positivos puede llevar a la desesperación, así que paciencia.

En definitiva, y como consejo/resumen, idos preparando, compañeros de profesión, pues como la calidad de los datos LiDAR vaya en alza y se sigan desarrollando nuevas técnicas es posible que la prospección convencional pierda importancia… ¡Así que ya podéis ir afinando el ojo!

Por Jorge Canosa-Betés